Esencia

La amabilidad y sus beneficios en la empresa

El poder de la amabilidad puede mitigar los efectos nocivos de nuestro mundo social cada vez más conectado en línea pero más desconectado en persona. Es una habilidad de liderazgo esencial que puede repercutir en las personas, cambiando la cultura del entorno laboral y creando empresas más comprometidas emocionalmente con el bienestar de sus empleados.

Todas las empresas se benefician de forma directa de una actitud del fomento de la amabilidad entre sus empleados. En los entornos laborales, dónde los actos de amabilidad abundan y se convierten en la norma, los efectos directos e indirectos se expanden exponencialmente. Cuando las personas reciben amabilidad, la devuelven, se convierte en algo totalmente contagioso, según muestra la investigación. 

 

 

 

Esto acaba generando una cultura de generosidad dentro de la empresa. Existen más positivos y abundantes beneficios de la amabilidad respaldados por la investigación, actos tan sencillos como dar un cumplido o ser agradecido pueden tener un impacto muy positivo, no hay que subestimar el poder de los pequeños cambios. En este artículo te ofreceré algunos consejos prácticos para que puedas promover la amabilidad en tu entorno laboral. 

Todos queremos ser felices, hasta ahí estaremos todos de acuerdo. 

Pero, ¿cómo podemos lograr este objetivo a veces difícil de lograr? Era una pregunta difícil incluso antes del mundo pandémico, pero ahora simplemente piensa en ello, parece una meta aún más complicada. 

 

Los padres, por su parte,están tratando de equilibrar su vida laboral y familiar más que nunca y más con la educación online. 

Los que viven solas se pueden sentir aún más aisladas que antes. Cuando la vida se mide por cuantas reuniones de Zoom has tenido en un día, las cosas se ponen tensas. 

La transformación en el lugar de trabajo en reuniones en línea programadas nos ha quitado una gran ventaja de la espontaneidad de la vida empresarial,  otra fuente de privación: ha eliminado reuniones accidentales, esas mini reuniones de café. 

Para muchas personas, escuchar a un compañero que dice: “Gracias” en el pasillo o un jefe que dice “buen trabajo” después de la presentación es el momento más feliz de la vida en la oficina, probablemente. Ahora parece ser algo que pertenece a otro mundo. No hay interacción en  las típicas fuentes de agua informales, almuerzos, cafés improvisados, no tenemos la misma oportunidad social. 

Sin estos mini momentos, es difícil encontrar alegría o desconexión en nuestro trabajo. Entonces, ¿cómo  podemos solucionar esto? Te ofrezco un incentivo modesto pero no por ello menos poderoso: la amabilidad. 

 El año pasado, la mayoría de los consejos de gestión se han centrado en cómo mantener la productividad durante la pandemia, pero el poder de la amabilidad se ha pasado por alto en gran medida. Practicar la amabilidad, dando cumplidos y reconocimiento tiene el poder de transformar nuestro lugar de trabajo remoto.

 

 

amabilidad

 

 

Los beneficios de la amabilidad

 

El compromiso de ser amable puede traer muchos beneficios importantes. Primero, y quizás lo más obvio, practicar la amabilidad será inmensamente útil para nuestros compañeros de trabajo.

 

Ser reconocido en el trabajo ayuda a reducir el agotamiento y el ausentismo de los empleados, y mejora el bienestar de los empleados. 

Recibir un cumplido, palabras de reconocimiento y elogios puede ayudar a las personas a sentirse más realizadas, aumentar su autoestima, mejorar sus autoevaluaciones y desencadenar emociones positivas, según han demostrado décadas de investigación, creo que sobran motivos para aplicarlo más. 

Estas consecuencias positivas posteriores de los cumplidos tienen un sentido intuitivo: los elogios se alinean con nuestra visión naturalmente positiva de nosotros mismos, lo que confirma nuestra autoestima, es decir, lo que nos dicen, los demás nos confirma que las fortalezas que opinamos que tenemos, realmente las tenemos. 

En segundo lugar, practicar la amabilidad ayuda a que la vida se sienta más significativa, como que todo tiene mucho más sentido. Por ejemplo, gastar dinero en otros y ofrecer nuestro tiempo como voluntario mejora el bienestar, aportando felicidad y un sentido de sentido a la vida, esto no lo digo yo, se ha encontrado en varias investigaciones. Ser amable trae un sentido de significado porque implica invertir en algo más grande que nosotros mismos, que estás aportando tu granito de arena a este mundo. 

Hacemos inferencias(sacamos conclusiones, vamos) sobre quiénes somos al observar nuestro propio comportamiento, y nuestros actos de amabilidad nos hacen creer que tenemos lo que se necesita para ser una buena persona. En un entorno de trabajo remoto, donde es difícil cultivar momentos de alegría, esto puede ser un beneficio particularmente importante que se traduce en satisfacción laboral a largo plazo.

En tercer lugar, hacer cumplidos puede hacernos incluso más felices que recibirlos, ver la cara de esa persona cuando le damos un cumplido, eso no tiene precio. En una investigación se juntó a los participantes y se les pidió que escribieran sobre ellos mismos y luego hablaran sobre ellos entre ellos. A continuación, les pidieron a uno de ellos que hiciera un cumplido honesto sobre algo que le gustaba o respetaba del otro participante después de escucharlo. De manera consistente, se descubrió que dar cumplidos en realidad hacía a las personas más felices que recibirlos. Sin embargo, sorprendentemente, la gente desconocía en gran medida los beneficios hedónicos(de placer, vamos) de ser amable.

 

¿Por qué hacer cumplidos aumenta nuestra felicidad hasta tal punto? Un ingrediente clave del bienestar que tanto nos ha faltado durante la pandemia juega un papel importante: la conexión social.

 

Tampoco nos vamos a engañar, recibir un cumplido se siente estupendamente, pero hacer un cumplido genuino y considerado requiere que pensemos en otra persona: su estado mental, comportamiento, personalidad, pensamientos y sentimientos. Pensar en otras personas suele ser una condición previa para sentirse conectado con ellas, parece obvio pero no nos damos cuenta. De esta manera, los cumplidos pueden convertirse en un pegamento social, mejorando las conexiones y la positividad en las relaciones y haciéndonos más felices.

 

No obstante, ¿Por qué nos cuesta tanto?, las personas a menudo dudan en dar cumplidos. ¿Por qué? La idea de acercarse a alguien y decir algo agradable puede desencadenar ansiedad e incomodidad social, según muestra una investigación reciente de Erica Boothby y Vanesa Bohns. Por esta razón, asumimos que las personas se sentirán incómodas y molestas al recibir un cumplido, cuando ocurre lo contrario, pero como tú lo estás sintiendo crees que la otra persona también lo va a sentir, es un error muy común

 

Además de estas barreras psicológicas, trabajar de forma remota ha agregado más barreras estructurales(como si ya no hubiera suficientes) a los actos aleatorios de amabilidad, cumplidos y reconocimiento, que precisamente no brillaban por su abundancia. 

 

Antes de la pandemia, las empresas a menudo reconocían a los empleados a través de programas formales, mientras que los encuentros fortuitos podían generar fácilmente un simple agradecimiento o palabras de elogio. Por el contrario, las reuniones de Zoom de hoy tienden a seguir agendas estrictas que no dejan espacio para ningún otro tema, y ​​mucho menos para los cumplidos.

 

En un estudio histórico que analizó más de 3500 unidades comerciales con más de 50 000 personas, los investigadores encontraron que los actos de cortesía, ayuda y elogios estaban relacionados con los objetivos centrales de las empresas. Las tasas más altas de estos comportamientos predijeron la productividad, la eficiencia y las tasas de rotación más bajas. Cuando los líderes y los empleados actúan con amabilidad entre sí, facilitan una cultura de colaboración e innovación y esto repercute de forma directa sobre los resultados de la empresa, algo bastante relevante a tener en cuenta

 

¿No crees?

 

Pero llegados a este punto ya tenemos  muy claro lo importante que es este aspecto y aquí aparece la gran cuestión

¿Cómo fomentamos la amabilidad?

 

Llevar la amabilidad al trabajo

¿Cómo pueden los líderes promover la amabilidad en el lugar de trabajo remoto? 

 

En primer lugar, pueden predicar con el ejemplo, cosa que a menudo ya no se da por desgracia. Las personas son naturalmente sensibles a los comportamientos de los miembros del equipo de alto rango, tienen un gran poder de influencia y sus emociones son totalmente contagiosas. Al felicitar y elogiar a sus empleados, es probable que los líderes motiven a los miembros del equipo a copiar su comportamiento y crear normas de amabilidad en los equipos, están sentando las bases de un nuevo comportamiento mucho más rico.

 

En segundo lugar, los líderes pueden reservar tiempo durante las reuniones de Zoom para una “ronda de amabilidad”, algo que cuesta muy poco y tiene un potencial enorme de generar bienestar, en la que los miembros del equipo tienen la libertad de reconocer el trabajo de los demás, darse ciertos elogios y valorar el trabajo de los compañeros. Esto no necesita tomar mucho tiempo, incluso unos pocos minutos a la semana serán suficientes. Pero estos pocos minutos pueden aumentar la moral y la conexión social, especialmente cuando los proyectos de meses se completan en su mayoría a través de Zoom.

 

En tercer lugar, un punto muy interesante es el que aplican empresas como Google , que posiblemente te suene de algo, estas empresas han utilizado sistemas de “bonificaciones entre parejas” para animar a los empleados a enviarse pequeñas cantidades de dinero (de un fondo de la organización, no propio obviamente) entre sí para mostrar  aprecio por un trabajo especialmente eficaz de un compañero. Incluso unos pocos dólares podrían tener un efecto positivo; La investigación encuentra que las personas aprecian los pequeños actos de amabilidad tanto como los grandes, la clave no está en la cantidad sino en la calidad. Una tarjeta de regalo o un pequeño obsequio enviado por correo podrían funcionar igual de bien o mejora, ¿A quién le amarga un dulce?. El simple hecho de saber que uno es apreciado puede desencadenar los beneficios psicológicos de la amabilidad sin que le cueste a la organización sumas sustanciales de dinero, que tristemente es lo único que parece que realmente importa.

 

El poder de la amabilidad puede mitigar los efectos nocivos de nuestro mundo social cada vez más conectado en línea pero más desconectado en persona. Es una habilidad de liderazgo esencial que puede repercutir en las personas, cambiando la cultura del entorno laboral y creando empresas más comprometidas emocionalmente con el bienestar de sus empleados.

 

 

Recibe las últimas novedades en tu email

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Artículo escrito por Marc

Inquieto por naturaleza, apasionado por la mente, las emociones y por el potencial ilimitado del ser humano. Psicólogo experto en Inteligencia Emocional. En crecimiento constante y en una misión por dejar huella

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Marc Rodríguez Fernández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Cuéntame sin compromiso que necesitas

Me ocupo de ayudarte mientras Marc está en consulta o de formación. ¿Me cuentas en que te puedo ayudar?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad